Lo más leido

Autor: Ignaudito viernes, 10 de octubre de 2014



Los personajes tras haber finalizado su primer encargo y cobrado su recompensa se disponen a reabastecerse de equipo antes de acudir a una cita secreta con el jefe de la guardia en una posada de Vado de la daga llamada Huida de la Nutria.
La posada es frecuentada sobretodo por viajeros que remontan el río o acaban de bajar de él. Tras esperar a que caiga la noche Victor daggerford acude a la cita disfrazado, para que no lo reconozcan en la posada.
Según comenta a los personajes la costa de la espada no es un lugar seguro, una peligrosa secta ha ido ganando adeptos y sus integrantes pueden contarse ya por centenares. Los adoradores de La Piedra Ardiente traman complots a todo lo largo de la costa de la espada que según el jefe de la guardia obedecen a un plan mayor que aun no ha conseguido descubrir.
Esta secta que se conoce por el nombre secreto de Sathander puede ser la responsable de los no muertos de la fortaleza de Cromm.
El capitán de la guardia confía en los personajes ya que son gente de fuera y han demostrado ir en contra de los intereses de Sathander sin saberlo. Les informa de que hace dos días alguien ha penetrado en la tumba de Gillian. Un guardia de confianza de Gillian Hill le ha comunicado que algo ha levantado a los muertos que allí descansan. Además hay que añadir que en esta tumba se encuentra un acceso clausurado hacia la infraoscuridad.


Victor cree que Sathander está involucrado y pide a los personajes que viajen a Gillian Hill e investiguen la tumba y las posibles conexiones con la secta de la piedra ardiente.
Los personajes acepta a cambio de que localice en Vado de la Daga a un peligroso asesino que se oculta en la ciudad que puede ser su billete de vuelta hacia Aguas profundas ya que si lo capturan podrían hacer las paces con Perro Loco.
Esa misma noche se desplazan hasta Gillian Hill a la que llegan al amanecer. Después de un merecido descanso se ponen en contacto con Laslo, el halfling de confianza de Victor Daggerford.
Laslo les cuenta que fue el quien descubrió a los no muertos. Los personajes tendrán que adentrarse en la tumba para investigar pero no será tarea fácil, ya que la entrada está oculta y cambia constantemente. Laslo durante su guardia nocturna deja un sello arcano que les permite descubrir la cambiante puerta, pero deberán devolvérselo antes de que acabe su guardia.

Una vez en la angosta tumba descubren estrechos corredores y rastros de esqueletos y zombis. Además durante su exploración descubren el templo de Kelemvor profanado que ha propiciado el alzamiento de los no muertos. Un par de corazones se pudren en la balanza del dios de los Muertos entre un montón de sangre reseca.

Perseguidos por una pequeña horda de zombis llegan hasta una compleja sala llena de baldosas marcadas y un par de sospechosas estatuas. La sala solo tiene un par de entradas, una custodiada por las estatuas y otra por la que han entrado huyendo de la horda. Tras descubrir el puzle que les permitiría abrir la entrada de las estatuas se disponen a resolverlo antes de que la Horda de Zombis se abra paso hasta ellos. A medio camino de la resolución del puzle los zombis se adentran en la sala ¿podrán contenerlos en la entrada mientras resuelven el puzle?

Deja un comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © El Cuartito de los Roles - - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan - Adapted by Marina Montes