[El Cuartito en] Jornadas Rolea 2019


Pues ya han acabado las Rolea 2019 y, la verdad, me he quedado con ganas de más. Ya el año pasado debido a la consabida cancelación nadie pudo ir, pero es que el anterior no había podido asistir por culpa del trabajo. Además, quería desconectar, por lo que no llevé ninguna partida oficial. Fui a lo que mis colegas llaman «a mesa puesta».

Ya de primeras puedo decir que han sido las jornadas de este estilo a las que he ido más relajado, y se ha notado en la cantidad de partidas, estableciendo un nuevo record personal de diez, ya fuese como director de juego o como jugador.

Así que vamos a dar un repaso a lo que han sido para mí estas jornadas.



JUEVES
Iñaki, Ismael Díaz Sacaluga y un servidor salimos de Sevilla a las 10:30, llegando al CEULAJ a las 12:00. Empieza a ser costumbre llegar a esa hora y sorprendernos igualmente de lo temprano que es. Como ya es costumbre nos fuimos al Bar Reyes a seguir la tradición de todos los años de abrir las jornadas con un solomillo de pollo con mojo picón. Al final acabamos coincidiendo con los compañeros de Sevilla: Axxel, Irene y Eduardo, aunque nos tuvimos que ir pitando porque nos habíamos comprometido a recoger a Pedro J. en la estación de Humilladero.


De esa guisa se nos pasó rápidamente el tiempo y, mientras Iñaki se preparaba para dirigir AmanecerMuerto, yo me apunté a la primera partida de las jornadas. Conseguí entrar en la que era mi opción favorita (seguramente debido a que todavía no había mucha gente contra la que competir), la partida de Pau (Blackonion) Semilla de corrupción, con el sistema Savage Worlds. La partida estuvo muy bien, frenética y peliculera. Los jugadores interpretábamos a un equipo especial formado por agentes locales y miembros del FBI en busca de la fuente de una droga que estaba matando a todo aquel que la consumía. Tampoco quiero contar mucho por el tema de los spoilers. No cogí la costumbre de apuntar los nombres de los jugadores hasta segunda partida, por lo que solo recuerdo que estaban jugando Antonio Trapero y Vanesa. Además, en un alarde de «ingenio», solo hice una foto al display.


Por la noche quería apuntar bien alto y quise inscribirme en la partida de Brujas de la noche de Ignacio Sánchez, pero a instancias de Iñaki, Diego López e Ismael intenté entrar con ellos en la partida de Cybergeneration de Fomor, «Pánico inmobiliario». No pudo ser y me encontré sin opciones de partidas oficiales por lo que, en vistas a que sucediese algo al estilo, me llevé las partidas que había dirigido los últimos cinco años en las Tierra de Nadie y Rolea. Tras hablar con algunas personas me encontré dirigiendo «El álamo» de Amanecer Muerto a Marian, Javier, Marcos, Borja, Vicky e Iván. En esta los jugadores llevan a un grupo de sunwalkers que tienen que acondicionar una antigua misión española que un buhonero ha encontrado en las Llanuras del Búfalo. Empieza a ser una de mis favoritas, ya que se aleja de las demás partidas de este juego que tengo. No recuerdo a qué hora acabamos, pero tengo claro que yo, al menos, dormí unas cuatro horas esa noche.

 


VIERNES
Con esas poquitas horas de sueño en el cuerpo empecé lo que es otra de las costumbres de estas jornadas: dormir poco. En la mañana del viernes me decanté otra vez por una partida de Savage Worlds, «Raíces sangrientas», de Luis Montejano. He oído hablar mucho de Luis, desde que vi por primera vez El hombre abstracto, y tenía ganas de probar alguna partida suya. No decepcionó, y es que jugamos la primera parte de la campaña que presumiblemente traerá el juego Luna Roja. Roberto, Gloria, JR, Toño y un servidor nos pusimos en la piel de unos guerreros que veían como el destino ponía pruebas en su camino. Lo poco que vi de la ambientación me tuvo cautivado, todo el tema de los espíritus, las tribus, el Gran Bosque… la verdad que estoy deseando echarle un ojo más en profundidad.


A la tarde volví a quedarme sin partida, aunque esa vez no me importaba tanto porque tenía más ganas de dirigir. Me fui a la sala Europa buscando algún jugador o bien un director de juego que me quisiese acoger. Al final resultó que unos visitantes de Málaga que se habían quedado sin poder apuntarse a nada se llevaron una partida de Amanecer Muerto. José, María, Esperanza y Juan interpretaron a un grupo de sunwalkers que tenía como misión rescatar a Roy «Dos Lenguas» de manos de la forajida Alana Mcfee. A mí me gustó mucho la partida y espero que a ellos también.

Por la noche del viernes volví a apuntar muy alto y es que quise entrar en Sagarmatha, de Ignacio Sánchez (soy un fanboy de este señor, pero es que las dos partidas que he jugado con él han sido maravillosas). Por desgracia volví a quedarme fuera, aunque luego supe por Diego López que la partida había acabado a las 5:30 de la mañana por lo que no me supo tan mal… además, nosotros acabamos jugando a una partida muy especial. Ernesto Orellana (Emod) nos dirigió su aventura Yozarian’s BanditDucks! (también de Xavier Llobet). Iñaki, Javier, Marian, Sergio y yo mismo, nos encontramos planeando un robo como la banda de bandidos de Yozarian y ¡todos éramos patos! Ese pequeño asalto en el camino acabó en una desternillante y emotiva aventura para recordar.
Y así nos fuimos después del segundo día a dormir, esta vez un poco más…






SABADO
… unas cinco horas de sueño. Pero ya el cuerpo no funciona igual y estaba reventado, por lo que la franja de la mañana del sábado la dejé libre para descansar un poco.
A la tarde volví a quedarme sin partida tras intentar entrar en «La última batalla de la Hermandad de la Flor de Cerezo» de Albertorius para Tenra Bansho Zero (En Verkami en estos momentos). Al final acabamos con un testeo del proyecto que Diego López está desarrollando, provisionalmente llamado El vuelo del Ikaro. En esta ocasión nos reunimos Mario, Rafa, Raquel, Iñaki y un servidor para realizar una misión de rescate con nuestros pájaros. La ambientación está muy guay y espero poder volver a probarlo pronto, una partida frenética y espectacular.





Por la noche íbamos sin prisa, pues tanto Iñaki como yo habíamos quedado con Tiberio y Belth para echar una partida en la casa que habían alquilado. Es un placer verlos a ambos, pues tenemos bastante contacto desde que trabajamos con ellos en Greenscape, es increíble las palizas que se pegan en coche. Todavía estoy pendiente de ver a Alfonso, pero no hay manera. Como no podía ser de otra forma jugamos a Savage Worlds con Tiberio en la dirección (no dio ni un beni, macho), concretamente el comienzo de la aventura El mayor tesoro ¡y menudo comienzo! Vaya trío de hermanos se marcaron Iñaki, Belth e Iris Zancho. Por otro lado estuvimos Alfredo, JR y yo. La partida estuvo muy bien, lástima que se nos hiciera tarde y hubo que cortar. Nos despedimos por si no nos veíamos al día siguiente y volvimos al CEULAJ para dormir.

DOMINGO
Aquí tengo que contar que cuando quiero dormir de verdad tengo que ponerme tapones… ¿y a qué viene esto? Pues veréis, no escuché la alarma a las 8 de la mañana ¡pero es que tampoco nadie hizo además de despertarme! Tanto Diego como Iñaki se escudan en que si no me desperté sería porque necesitaba dormir… Total, que me perdí el desayuno y no pude apuntarme a ninguna partida. Me tocaba dirigir de nuevo, pero no antes de desayunar. Tras formalizar la partida, Marian, Javi y Sergio fuimos a tomar aunque fuese un mísero café. A ellos tres se sumaría Carmen un poco después para jugar una partida de Trauma Unit. Comenzamos tarde, pero como está hecho precisamente para eso pudimos jugar una salida/emergencia perfecta. Este juego la verdad que nos quedó muy resultón.


Foto cedida por la inigualable Marian

En la tarde volvimos a quedarnos sin partida e Iñaki, metiendo una amigable presión como pocas veces he visto, consiguió que el incansable Ricardo Dorda nos dirigiese una partida de CultosInnombrables. Durante los primeros compases de la partida nos acompañó Funyskywalker, lástima que tuviese que irse. Por lo demás el grupo formado por Edurne, Iñaki, Verónica y César nos las tuvimos que ver para recuperar un preciado y antiguo libro gracias a la información proporcionada por un misterioso personaje. Partida recomendada al cien por cien e intensa, muy intensa.

Por la noche lo tenía claro, tenía que entrar en la partida «Go to Hell» de Antonio Lozano. Y lo conseguí. Conocí a Antonio hace cinco años, durante unas TDN en las que le di mi contacto para ilustrar «LaCacería de los Cwn Annwn», y tenía la espinita clavada de no haber jugado con él nunca por diversas razones. Go to Hell es una aventura de Eduardo Rodríguez Herrera, por cierto, que también hizo la aventura «Días aciagos» que jugué con Ignacio y que me encantó por el giro tan bueno que tenía. Esta vez el giro parecía algo más evidente, pero no le quitó ni pizca de gracia a la magnífica partida que vivimos. Con Antonio en la dirección, el grupo de heavy metal formado por Chiqui, Irene, Alex, Pilar y yo mismo, no hizo más que subir de intensidad. Pocas veces he visto una partida mayoritariamente de chicas (si no contamos al director, claro) ¡y menudas chicas! Sus interpretaciones me sacaron todo tipo de emociones, desde la euforia a la vergüenza más grande (menuda bronca me metió Irene cuando salté del escenario a partirle la boca a uno…). Solo puedo decir que fue una partida BRUTAL. Estoy deseando que los chicos de Walhalla saquen la aventura en La Tapadera Vineyard. Como le he leído a Ignacio en su crónica, la última partida de las Rolea (y TDN) suele tener algo de mágico y no puedo más que coincidir.
Y así llegamos al final de estas Rolea 2019.

Foto cedida amablemente por Antonio


CONCLUSIONES
Empecemos por lo malo. La comida. He escuchado a mucha gente quejarse de la comida, pero yo no voy a entrar ahí, la verdad que soy poco exigente con el tema. Mientras me pongan comida delante yo estoy encantado, pero eso es porque el resto del año soy yo el que la hace.

Otro tema, que me parece más importante, es el tema de las inscripciones. De 11 partidas yo he jugado 10. Oficiales solo 3, otras 6 han sido piratas y, bueno, 1 más fuera del evento. Resultaba casi imposible apuntarse a lo que uno quería, pero es que si no eras lo suficientemente rápido te quedabas sin jugar. Hay muchos que han hablado de que este año había menos directores de juego (y por lo tanto partidas) pero muchos más participantes. Unos cálculos rápidos hacen que se vea que no había suficientes partidas para tanta gente, razón por la cual me llevé mis partidas por si acaso. A mí no me importa tanto porque yo iba a relajarme y me he tomado las cosas de otra forma, pero sé de buena tinta que el sistema de inscripción online no convence a algunas personas, ya que dependes de tu conexión y de tu teléfono móvil (que no tienen por qué ser las mejores del mundo). Además hubo varios fallos como que la página deslogueaba a la gente justo cuando se abrían las inscripciones o incluso que se apuntaba más gente del máximo descrito en partidas con lo cual alguien tenía que retirarse. Este es un aspecto que, a mi entender, debería revisarse para mejorar, ya sea mediante un sistema de puntos, karma o como quiera llamarse.

He hablado con mucha, muchísima gente, más que ningún otro año. Socializar es una parte importante de estos eventos y, sin duda, se consigue. No voy a nombrar a nadie más que nada porque no quisiera dejarme a alguno por accidente, pero creedme que me encanta encontraros en las jornadas. También se notan las ausencias que han sido varias en este evento. Poco tiene que ver con TDN, somos menos y más controlables, pero como siempre los organizadores han estado ahí al pie del cañón, cosa que se les agradece, porque sin ellos estas jornadas no serían posibles.

Total, han sido unas jornadas para recordar. Espero poder acudir el año que viene.


P.D. Si alguno os encontráis en esta crónica y queréis que ponga vuestro perfil de redes, pasádmelo  ¡que no os he encontrado a todos! o al contrario, si alguno no quiere aparecer ni nombrado ¡que me lo diga también!


ESCRITO POR Jose G. Padilla

Diseñador gráfico, Ilustrador, aficionado a la escritura.
En las redes:Endyamar Art Blog |Twitter

3 comentarios:

  1. Estupenda crónica, compañero, y muchas gracias por las menciones! Una lástima que no hayamos podido jugar juntos esta vez. La próxima será, abrazotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La próxima vez lo volveré a intentar, pero es que no hay manera, tus partidas se llenan enseguida. Gracias a vosotros, que os lleváis la pechá de partidas. Un abrazo! e intentad que Eduardo se apunte alguna vez xD

      Eliminar
  2. Muchas gracias por tus amables palabras sobre mi partida. :)
    Yo me lo pasé muy bien, aunque iba nervioso por que el nivel en Rolea suele ser alto.

    ResponderEliminar

Pages