Lo más leido

Autor: Fran martes, 11 de octubre de 2016



En la familia del Cuartito somos muchos y como en todas las casas hay gustos para todo. En este caso en concreto un par de miembros del cuartito, Sybil9 y un servidor, somos grandes amantes del videojuego retro, así que aprovechando unos días de vacaciones que surgieron de última hora y abusando de la hospitalidad de un amigo que tenemos por allí cerca decidimos hacer maletas y embarcarnos al que es por ahora el mayor encuentro retro gamer en España: Retro Barcelona.

Retro Barcelona se celebró los días 6 al 9 de octubre, y este año aprovechando la primera edición del Barcelona Games World, una feria del videojuego actual donde se dan cabida todos los géneros y novedades del sector, se incluyó en el gigantesco recinto para alegrías de unos y quejas de otros; quejas por el considerable aumento del importe de la entrada (casi se triplicó) y por la gente que se quedó fuera por culpa de los miles de personas que llenaron el recinto y que ni pasaron por la parte retro.

Un tirón de orejas a los organizadores por no buscar una forma de que se pudiera entrar sólo a Retro Barcelona como otros años para evitar esos problemas.

Nada más entrar nos encontramos con 3 grandes pabellones, y después de darnos una vuelta a ver si conseguíamos probar algo de Realidad Virtual para comprobar de primera mano lo que parece ser que va a ser el nuevo salto importante en los videojuegos, nos dirigimos a lo que de verdad nos interesaba.

Nada más entrar nos invadió la nostalgia

Al entrar en la zona de Retro Barcelona lo primero que pudimos apreciar fueron las recreativas que varias asociaciones y tiendas dedicadas a su fabricación y venta habían llevado para gozo y disfrute de los aficionados.

Las Bartops, minirecreativas para el que no puede permitirse el lujo del espacio en casa.

Pudimos ver un poco de todo, especial mención a la asociación A.R.C.A.D.E. y sus recreativas restauradas que nos llevaron en un viaje temporal con un repertorio de máquinas que serían el sueño húmedo de muchos aficionados, y con las que estuvimos tan ocupados jugando que se nos olvidó echar fotos ^_^U.




La zona de mercadillo era una de las grandes atracciones de Retro Barcelona, con muchas tiendas llenas de material de todo tipo, consolas clásicas, rarezas y merchandising para todos los gustos y bolsillos. La mayor parte del tiempo lo pasamos por las tiendas buscando gangas y juegos que buscábamos para nuestra colección, y desde luego no nos fuimos con las manos vacías.



Gran parte de Retro Barcelona estaba ocupado por consolas y ordenadores clásicos con juegos tanto clásicos como algunos nuevos que se están creando gracias a grupos de fans que siguen desarrollando para sus plataformas favoritas.






Había una gran variedad y se podía probar máquinas tan raras como el Amstrad GX-4000, el intento de la compañía en los 90 de fabricar una consola y que murió al poco de nacer. Una auténtica joya de coleccionistas que su dueño tuvo la amabilidad de prestar durante un rato a todo aquel que quisiera probarla.


Además de todo esto también había exposiciones, como el de 25 años de portadas de Hobby Consolas o una zona donde podíamos apreciar otras rarezas como el PC-FX de Nec (sucesora de la ya de por si poco conocida en Europa Pc Engine) o la WonderMega de Sega/JVC entre otras, todo esto en vitrinas bajo llave.



Consolas como la Pippin de Apple que sólo vió la luz por Usa y Japón como tantas otras, incluído el Virtual Boy de Nintendo...



...el Amiga CD32, otro intento de llevar un ordenador al mercado de las consolas sin éxito...






... y todo tipo de joyas como las máquinas de Pong, Ataris y demás consolas de primera generación que fueron las primeras en llevar los juegos de recreativa a nuestros hogares.




Vimos también por allí una máquina tragaperras de la saga Metal Slug, a la que se podía jugar gratuítamente y que estuvimos probando. Una rareza de las que sólo se ven en Japón.


Como curiosidad y aunque no tuviera mucha relación con la temática aparte de la nostalgia por los 80, pudimos ver por allí una réplica de K.i.t.t., el coche que entretuvo las tardes de muchas de las infancias de los asistentes a este tipo de eventos.





Fuera ya de la zona de Retro Barcelona y dando un paseo por el resto de la Barcelona Games World vimos las zonas tan curradas que compañías como Capcom para su Resident Evil 7 o 2K para el nuevo Mafia 3 habían preparado, y donde se podían probar, aunque esperando unas colas considerables.



La decoración de la feria estuvo realmente bien, y se podían ver cosas como la cabeza de Trico, el protagonista del esperado The Last Guardian, photocalls del nuevo Final Fantasy donde no nos pudimos resistir a echarnos alguna foto con una espada que dejaban para tal fin y todo tipo de tiendas de ropa y merchandising.


Pudimos ver allí gente del mundillo como a Hajime Tabata, el director del próximo Final Fantasy XV que estuvo dando una conferencia del desarrollo del juego, Katsuhiro Harada, productor de la saga Tekken o Charles Martinet, la voz de Mario desde que tiene una y que estuvo firmando autógrafos para todo aquel con paciencia para esperar cola.

En general un evento muy recomendable para todo aficionado al videojuego. El año que viene pensamos repetir, aunque vistas las quejas de los comercios que pagaron para estar allí no se sabe si Retro Barcelona repetirá junto a Barcelona Games World o volverá a tener un evento individual como otros años, sea como sea allí estaremos.

Para más cosillas sobre retrogaming podéis pasar por mi cuenta de Twitter: @theretroist

Deja un comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © El Cuartito de los Roles - - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan - Adapted by Marina Montes