Lo más leido

Autor: Ignaudito miércoles, 22 de julio de 2015


Mientras vuelven por el río subterráneo los engendros de aswad los descubren y deben dar buena cuenta de ellos. La situación se pone tensa cuando despierta el colosal engendro repleto de pústulas y costras , aunque entre todos logran darle muerte. Ya con los engendros eliminados investigan las cuevas que habitaban y encuentran una salida al exterior, a las montañas de Abdel Sabur, aunque deciden seguir remontando el río para averiguar a donde les llevará.


De nuevo en el curso principal se encuentran con un remolino causado por un afluente. La barca que llevan está a punto de zozobrar, pero logran escapar por uno de los túneles laterales. por este túnel, la corriente es mas tranquila y la profundidad se reduce, por lo que pueden prescindir de la barca. Tras lo que parecen horas caminando por el corredor inundado dan a parar a una extraña sala donde seis estatuas protegen otros tantos caños de agua que fluyen hasta el techo. Cuando se acercan a los caños de agua las estatuas cobran vida, pero logran escapar de ellas gracias al agua que los lleva hacia arriba. Los caños acaban en una sala artificial, con suelo de baldosas y decoración vegetal en las paredes.Toda el agua fluye hasta una habitación cercana donde seis fuentes recogen el agua que fluye directamente hacia ellas. Cada fuente tiene una concha con una cerradura, pero son incapaces de averiguar que es lo que abren. Seis columnas salen del agua, pero no llegan hasta el techo.


Incapaces a encontrar sentido a nada en esta sala, se deciden a seguir explorando. Descubren una gran losa que les impide seguir avanzando y una salida al exterior. En la losa averiguan que necesitan las seis llaves de Mahkra, para poder abrirla.

Una vez salen al exterior, se encuentran en unas ruinas en mitad del mar de dunas. No les queda otra que adentrarse en el desierto y probar suerte. Durante toda la mañana deambulan en una dirección al azar con la esperanza de encontrar la civilización. Es el azar el que les lleva a encontrarse con un calafate varado, un navío de las dunas que está siendo atacado por dos enormes sierpes de arena. Los marineros del calafate luchan por sus vidas pero no parecen tener esperanza de salir victoriosos.


Gracias a la ayuda de los aventureros el calafate logra salvarse aunque ha muerto el capitán y media tripulación. Tras un intento fallido de apoderarse del calafate, los aventureros aceptan la gratitud de los piratas del desierto que se "ofrecen" a acercarlos al oasis de las arenas movedizas, una ciudad de ladrones y piratas del desierto, donde podrán encontrar provisiones y una forma de salir del Mahkra.
Los marineros esperan encontrar allí una nueva tripulación para seguir con sus fechorías en las arenas.

El oasis resulta ser una ciudad amurallada azotada continuamente por tormentas de arena. Según les explica Hussein, el nuevo "capitán" del calafate, solo existen cuatro aproximaciones posibles a la ciudad, por cada una de las puertas de la muralla. Tendrán que colarse a través de las puertas abiertas, atravesando la tormenta de arena. El mas mínimo error de cálculo podría hacer que se estrellasen contra las murallas. Decenas de calafates destrozados yacen a los pies de las murallas, azotados continuamente por la tormenta sin fin. La maniobra de entrada en la ciudad resulta ser complicada, pero los marineros están habituados a este trabajo y consiguen atracar sanos y a salvo en el oasis de las arenas movedizas. ¿Quién sabe lo que puede esperarles en una ciudad de piratas y bandidos del desierto?

Deja un comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © El Cuartito de los Roles - - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan - Adapted by Marina Montes