Lo más leido

Autor: Fran lunes, 22 de diciembre de 2014


Coincidiendo con el estreno en estas fechas de la nueva entrega de El Hobbit vamos a hablar hoy en este blog sobre el último juego relacionado con el mundo de Tolkien.

Sombras de Mordor, el que para mucho es el "sleeper" del año, es un videojuego de aventuras con pequeños tintes de rol que ha creado la rama lúdica de Warner Bros para deleitar a esos fans de Tolkien que llevan años pidiendo un juego del Señor de los Anillos que haga justicia a su espíritu, y no sólo un producto comercial que acompañe al estreno de la entrega anual de El Hobbit.

Una historia de venganza en la que prima la acción y la exploración, un plataformeo que bebe de las raíces de la saga Assassins Creed y algunos toques de gore que más de uno hemos echado de menos en las películas de Peter Jackson son los elementos que nos ofrece este juego y que han creado un cóctel jugable que nos tendrá pegados al mando durante unas 20 horas de juego.

Historia

 

El juego nos cuenta la historia de Talion, un montaraz de una compañía estacionada en la puerta negra de Mordor. Nada más empezar a jugar presenciaremos los acontecimientos que dan cuerda al juego: Su compañía es atacada por un grupo de orcos capitaneados por la Mano Negra de Sauron, capturando a su mujer y a su hijo en el proceso para poco después sacrificarlos en un ritual con el fin de invocar al espíritu de un antiguo elfo con un papel muy importante en su pasado; Talion ve cómo mueren delante suya sin poder hacer nada, pero algo se tuerce en la invocación y el espíritu del elfo entra en el cuerpo de Talion.

El espíritu no recuerda nada de su pasado, y hace un pacto con Talion en el que le ayudará a librarse de la maldición que los une ahora de la única forma posible, acabando con el creador del ritual, la Mano Negra. Juntos parten en la búsqueda de poder suficiente para llevar a cabo tal fin, recuperando en el camino las memorias del espíritu que nos irán desvelando su historia y sus motivaciones para ayudar a Talion.

 De Parkour por Mordor


La ambientación de Mordor en el juego es simplemente espectacular

La historia del juego no es el punto fuerte y de hecho para muchos será el talón de aquiles del juego; aunque tiene sus momentos interesantes, el guión de Christian Cantamessa -guionista de juegos como Red Dead Redemption- no se caracteriza por su profundidad y tira de la tópica a la vez que efectiva historia de venganza para brindarnos unas 20-30 horas de juego en completarla.


Afortunadamente la experiencia jugable no se limita a conocer su historia y como en todo juego de mundo abierto que se precie, podremos encontrar montones de misiones secundarias para ocupar nuestro tiempo. A destacar las misiones para convertir nuestras armas en una leyenda, que nos enseñarán a dominar con maestría espada, daga y arco de la forma más efectiva.

A todo esto hay que sumar la exploración y búsqueda de objetos por el mapa, que pondrán a prueba nuestra habilidad para trepar y saltar en un alarde que ni Legolas en las películas de Peter Jackson, ya que gracias al espectro que llevamos dentro podremos hacer saltos y caídas imposibles sin despeinarnos.

Si hay que tirarse de un sexto piso para hacer una vacilada pues hace.
Por si fuera poco Talion contará con la posibilidad de capturar diferentes monturas y hacer uso de ellas tanto como medio de transporte como ayuda en combate, pudiendo en cualquier momento desmontar para combatir a pie mientras la montura es contralada por la IA.

El Sistema Némesis

 

Lo que verdaderamente le da vida al juego y diversión casi infinita es algo que sus creadores han llamado sistema némesis. 



Este sistema es el encargado de crear orcos diferentes entre si y que nos sea prácticamente imposible encontrar un modelo igual a otro dentro de lo que cabe -las bases de referencia sí se repetirán más-. Para ello se ha creado este sistema que básicamente consiste en una jerarquía en los ejércitos de orcos que va continuamente evolucionando en el tiempo; nuestras acciones tendrán consecuencias en Mordor y se verán reflejadas directamente en la partida.

De esta forma si en algún momento nos dan muerte, en el transcurso del tiempo que nuestro espectro tarda en resucitarnos podremos ver lo que está pasando entre las filas orcas, por ejemplo duelos entre ellos para subir en la escala jerárquica o cómo el puesto que ha quedado libre tras la muerte de uno de los jefes a nuestras manos es ocupado por el orco que nos ha dado la estocada final. Como curiosidad si nos encontramos con el orco que nos dió muerte lo recordará y hará referencia a ello.

Para conseguir información sobre las hordas tendremos que hacer uso de nuestros poderes de espectro, obligando a los orcos a contarnos información sobre sus filas, aunque si queremos información más detallada tendremos que buscar documentos u orcos concretos a los que podremos sacarle en más profundidad lo que necesitemos.
Después de adquirir información podremos ver los puntos fuertes y débiles de nuestros oponentes

Entre esta información podemos ver los puntos fuertes y débiles de cada jefe orco y usarlos en su contra, haciendo que los enfrentamientos pasen de ser una auténtica locura en algunos casos a una muerte rápida y limpia, en la que el juego nos premia además con runas para nuestras armas si hemos hecho uso de sus puntos débiles.
En la información también podremos ver si tienen guardaespaldas y dónde encontrar a nuestro objetivo

A todo esto hay que sumarle las trampas que podemos planear haciendo caso de la jerarquía, por ejemplo dominando mentalmente a todos los guardaespaldas de uno de los capitanes orcos para tenderle una emboscada en el momento que menos se lo espere.

Mejora de personaje y combate


El combate es el pilar del juego sobre el que se apoya toda la jugabilidad y está directamente relacionado con las habilidades del personaje. Como se está poniendo de moda desde hace unos años en juegos de acción, se hace uso de la adquisición de experiencia y subidas de nivel para mejorar el personaje, pero como os explicaré ahora no son los únicos factores.

 Además de la experiencia y los puntos de talentos que nos otorgarán subiendo de nivel también tendremos que hacer uso de runas que soltarán los enemigos. Mientras que con la subida de nivel nos darán puntos de talentos para gastar en habilidades que mejorarán las capacidades de Talion, con los puntos de experiencia y runas que adquiramos podremos mejorar nuestras armas.
 
Todo esto en conjunto conseguirá que al contrario de cómo empezamos el juego siendo relativamente débiles en combate -si se junta un grupo de orcos lo pasaremos mal- terminemos siendo una auténtica máquina de matar con capacidades para enfrentarnos a ejércitos pequeños sin ayuda en unos alardes de destrucción con una espectacularidad que más de una vez nos harán soltar una exclamación, y es que en los últimos compases del juego si le hemos dedicado algo de tiempo a las misiones secundarias tendremos al personaje a niveles intocables para cualquier orco que no sea un jefe.


Por su parte el combate recuerda claramente al de la saga Batman Arkham -ambos juegos están desarrollados por estudios de Warner Bros-, haciendo uso de los contraataques y la acumulación de combos para gastar en movimientos devastadores como los que se pueden ver en el vídeo. A esto le añadimos las habilidades con el arco, que además de hacer daño nos servirá como herramienta de utilidad gracias a los talentos y los poderes del espectro que nos permitirán cosas como teleportarnos junto a un orco que se haya llevado un flechazo o crear explosiones disparando a hogueras y otros elementos que además de acabar con los orcos más cercanos servirán para crear caos entre sus filas o detener a un enemigo que estaba huyendo.

Si Peter Jackson hubiera metido a Talion en sus películas todo hubiera terminado en quince minutos.

Conclusiones

 

En Tierra Media: Sombras de Mordor nos encontramos un juego que se aleja de la fidelidad de los libros para acercarse más a la espectacularidad de las películas pasando todo por el filtro de un videojuego de acción, con todo lo que ello conlleva.

No te gustará si eres de los que maldicen a Peter Jackson por no incluir a Tom Bombadil en La Comunidad del Anillo, pero si lo que quieres es diversión encontrarás un juego en el que las horas se convertirán en minutos y que incluso después de pasar por su mediocre tramo final en la historia te hará volver a visitar las tierras de Mordor en busca de sangre orca sin ningún objetivo concreto, sólo por el placer de sembrar el caos gracias a su sistema némesis.

Deja un comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © El Cuartito de los Roles - - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan - Adapted by Marina Montes