Lo más leido

Autor: Ignaudito jueves, 13 de diciembre de 2012

Huyendo de la oscuridad por los inundados corredores de la guarida de DarkSeed llegan hasta su tesoro donde aguardan tres enormes huevos rodeados de un halo de runas. Mientras luchan contra el dragón el minotauro decide destruir los rubíes del pilar donde los kobolds rezaban, lo cual elimina las runas que rodean los huevos. Una vez destruidos los rubíes el halo de runas desaparece y el elfo destruye uno de los huevos. El dragón enloquece y se oculta de nuevo en oscuridad mágica. Destruyen el segundo huevo y no hay ni rastro del dragón. Afortunadamente antes de destruir el tercer huevo reparan en un dato importante. ¡Las crías de su interior son de dragón verde! Darkseed y los aventureros han descubierto qué enloquecía al dragón verde del bosque. Le han robado sus crías.
Una vez han dado buena cuenta del tesoro de Darkseed, llevan el único huevo intacto al bosque oscuro donde no tardan en encontrarse con el airado dragón verde.
Shokian recupera su huevo y a punto está de enfrentarse con los aventureros que logran calmarla. Después se dirigen al reino élfico de Delaran para descubrir que la locura que envolvía a los elfos también ha remitido. Según parece al destruir los rubíes del pilar dragontino los elfos han recuperado la cordura. Oficialmente los elfos solo les perdonan la vida, pero extraoficialmente son recompensados por el mismísimo rey.
Una vez han descansado deciden volver al dungeon mecánico donde dejaron salas sin investigar. En el dungeon la mala fortuna hace que despierten a toda una serie de autómatas mecánicos que no tardan en rodearlos

Deja un comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © El Cuartito de los Roles - - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan - Adapted by Marina Montes