Lo más leido

Autor: Ignaudito miércoles, 10 de octubre de 2012

Los aventureros forman parte de una caravana de mercaderes que ha partido desde La ciudad libre de Tyr hasta el asentamiento minero de Kled. Tras un ligero viaje en el que acaban con el peligroso Oligisto y su banda de proscritos cumplen con su principal misión, escoltar a un sabio y anciano enano para que se reuna en la ciudad con los capataces de la mina.
Los capataces comunican al sabio enano, Roark, que han encontrado unas ruinas enanas donde sobresale un gran rostro tallado en la roca.
Desgraciadamente es un territorio que se disputan los corredores del polvo y los Tareks, con lo que les será difícil el acceso.
Roark ofrece una cuantiosa suma a los aventureros para que le acompañen a examinar las ruinas. Los aventureros aceptan el encargo y emprenden  el viaje al día siguiente. Gracias a su pericia como exploradores y rastreadores logran llegar sin inconvenientes ni encuentros a las ruinas al segundo día.
Roark identifica las ruinas como un antiguo templo dedicado al maestro Nimoi. Según parece es posible hacer que la cara en la piedra les franquee el paso al interior del templo subterráneo, pero desgraciadamente mientras manipulan los mecanismos despiertan a un peligroso golem de grava...

1 comentario... ¡participa!

  1. Moooola, a ver si con suerte puedo estar en la próxima con este escenario

    ResponderEliminar

- Copyright © El Cuartito de los Roles - - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan - Adapted by Marina Montes