Lo más leido

Autor: Ignaudito lunes, 31 de agosto de 2015

Los aventureros merodean por el palacio del Sultán del palacio del sol en busca de una de las llaves de Mahkra. Abdel les guía hasta una gran alcoba donde parece tener lugar una gran orgía, a juzgar por los gemidos que salen de ella. Antes de que puedan echar un vistazo dentro tienen que ocultarse en una alcoba cercana ya que un par de eunucos vienen por el pasillo. Mientras permanecen ocultos pueden ver como los eunucos deciden sumarse a la orgía. A juzgar por sus abultadas entrepiernas no todos los guardias del sultán son eunucos. Antes de que puedan salir una leona aparece por el pasillo, dirigiéndose directamente a la alcoba de la orgía. A cada paso la leona va transformándose en una bella joven completamente desnuda que se dispone a unirse a la fiesta. Antes de entrar la joven repara en unas extrañas huellas húmedas que se dirigen a una alcoba cercana y se dispone a investigar. Los aventureros acorralados no tienen mas remedio que intentar apresarla. El combate se endurece cuando la joven vuelve a transformarse en una leona. Afortunadamente para los aventureros la superioridad numérica juega en su favor y pueden acabar con la leona sin sufrir daños. Una vez logran echar un vistazo a la alcoba se ven claramente superados. Media docena de concubinas practican el sexo salvajemente con una docena de enormes y musculosos "eunucos" . Demasiados enemigos para atacarlos todos a la vez. 


Mientras elaboran varios planes para hacerse con el djinn, merodean por el palacio descubren la sala del trono, que parece estar en desuso. En esta sala encuentran un pasadizo secreto que parece rodear todo el palacio. En cada alcoba y habitación del palacio existen miradores ocultos parta espiar lo que sucede en ellas. En la alcoba de la orgía pueden presenciar como el dijin es usado para contener la simiente de los "eunucos" y prolongar el placer de las concubinas alargando el acto sexual. Los aventureros creen que tras esta práctica todos en la habitación quedaran exhaustos y les será mas fácil robar el djinn.

Estos corredores les llevan también hasta las mazmorras del palacio donde descubren en una mazmorra olvidada  un cadáver colgado de un garfio. Lleva muerto varios años aunque en el transcurso de ellos ha sido mutilado, apuñalado y apaleado. Por sus ropas debe tratarse de alguien poderoso. Un anillo en una de sus manos le identifica como ¿El sultán? Además de esta extraña revelación también encuentran una salida a los jardines del este del palacio.
Mientras vuelven a la habitación de la orgía tratan de poner sus ideas en común. Al final determinan que las concubinas o los eunucos asesinaron al sultán, Alguien se hace pasar por el sultán dándose paseos por el palacio para que sus súbditos puedan observarle por las ventanas y negándose a recibir visitas. Además los famosos leones que vigilan el palacio han resultado ser las concubinas, tal vez malditas por la licantropía o pertenecientes a una antigua y extinta raza de seres cambiantes del desierto.
De madrugada los eunucos han abandonado la habitación. Solo quedan algunas concubinas, que parecen estar sumidas en un sopor por agotamiento. Los aventureros entran en la habitación pero uno de ellos resbala con una sustancia húmeda y viscosa cayendo sobre una de las camas de la habitación y alertando a las concubinas. 

Tiene lugar un cruento combate, contra las peligrosas chicas-león que se salva con una ajustada victoria y la muerte de al menos la mitad de las concubinas, ya que el resto no se encontraba en la habitación. ¿quien sabe lo que hubiera podido ocurrir si llegan a estar todas juntas? La buena noticia es que han podido hacerse con el djinn.
Mientras huyen del palacio por el corredor secreto en dirección a la salida de las mazmorras pueden ver como una de las concubinas disfrazada del Sultán se pasea por los balcones de palacio con un par de compañeras, para mantener las apariencias.
Una vez fuera del palacio vuelven a la costa donde contratan un navío para que les acerque de nuevo a Ababwa. Por el camino liberan al djinn que les entrega la cuarta llave de Mahkra, completando así parte del tatuaje de Abdel. 

Una vez libre, el djinn decide saldar cuentas con las concubinas de palacio por años de trabajos de purgado de heces y labores profilácticas, enviando un enorme tsunami que asola la isla del sol, destruyendo el palacio por completo. Ahora recuerdan los aventureros porqué era tan poderoso el sultán. Según cuenta la leyenda era el encargado de mantener en calma el mar de las tormentas. Tal vez lo hacía con el poderoso djinn que acaban de liberar. Sin el control que hacían el sultán o las concubinas, el mar tormentoso quedará descontrolado. Según parece el trabajo de marinero va a volverse muy interesante en los próximos años.
Con cuatro de las llaves de Mahkra los aventureros vuelve a Ababwa. Su próximo destino será el mar de dunas, donde Abdel siente con fuerza las dos llaves restantes.

Deja un comentario

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © El Cuartito de los Roles - - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan - Adapted by Marina Montes